lunes, 17 de abril de 2017

Al Qaeda, Qatar, los Hermanos Musulmanes, Hamas y la Autoridad Palestina saludan el "triunfo" de Erdogan. Los luchadores democráticos debemos repudiar el fraude

Por Juan Giglio 

Inmediatamente después de que la junta electoral anunciara que el Sí había ganado el Referéndum Constitucional turco, y a pesar de las denuncias de fraude planteadas por el conjunto de la oposición, varias organizaciones y personalidades internacionales se apuraron a saludar al presidente Erdogan, como grupo Ahrar Al Sham, la filial de Al Qaeda en Siria.

“Felicitamos a nuestro hermano Presidente Tayyip Erdogan y le deseamos éxito en sus esfuerzos para levantar Turquía y el mundo del Islam”, señaló el grupo terrorista fundado por la CIA y los servicios secretos turcos – MIT – de Arabia Saudita y Qatar. 

No es ninguna casualidad que el primero en aplaudir la victoria del “Sultán” haya sido el Emir de Qatar, Sheikh Tamim Bin Hamad Al Thani, a quien se le sumaron el presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmoud Abbas y Izzet Er-Resa, uno de los líderes del Movimiento de Resistencia Islámica palestino, Hamas.

En tanto, Talaat Fahmi, portavoz de los Hermanos Musulmanes de Egipto, declaró que con el referéndum “Turquía dio una lección de democracia al mundo”, a pesar de que esto signifique que, a partir de ahora el Ejecutivo estará representado totalmente en el presidente, pues tiene la facultad de imponer a su gabinete en función de sus propios intereses.

El sistema parlamentario queda totalmente debilitado, pues Recep Tayyip Erdogan tendrá la facultad de enviar decretos que antes le correspondían a la legislatura. En el caso de lo judicial, obtiene la posibilidad de nombrar una parte de los funcionarios de dicho órgano, lo cual incrementa geométricamente el poderío y la impunidad presidencial.

Complementariamente, junto con liderar a su propio partido legalmente y meter sus manos en la justicia, Erdogan podrá suspender cuando se le ocurra el funcionamiento del Parlamento, gobernando mediante decretos, además de reconfigurar el Tribunal Constitucional y al Consejo de Jueces y Fiscales, que es el mayor órgano judicial turco.

Otro de los objetivos que se comenzó a plantear el dictador turco es la imposición de la pena de muerte, de manera de contar con mayores herramientas represivas que le permitan aplastar la resistencia de los trabajadores y el pueblo de su país, particularmente de los kurdos y las kurdas que constituyen la etnia mayoritaria del sudeste turco o Bakur.

A diferencia de los grupos y personalidades que aplauden la profundización de la dictadura en Turquía, los partidos y dirigentes de todo el mundo que se reivindiquen democráticos, progresistas, de izquierda, antiimperialistas o defensores de los derechos humanos, tienen que repudiar esta nueva maniobra del jefe de la segunda potencia de la OTAN.

El fortalecimiento del régimen islamizante y dictatorial de Erdogan será utilizado por los grandes monopolios internacionales y turcos para consolidar su dominio al servicio del saqueo de los recursos, no solo en Turquía sino del conjunto de Medio Oriente, mediante la utilización de su ejército genocida, las bandas adictas y en unidad con sus socios regionales.

En todos los países del planeta hay que movilizarse hacia los poderes de turno para exigir la ruptura de relaciones con la dictadura teocrática y terrorista de Erdogan, solidarizándose con la resistencia democrática y el pueblo kurdo, que pelea heroicamente en el sudeste a pesar del estado de sitio, las ejecuciones sumarias y los miles de presos/as y torturados/as.

viernes, 7 de abril de 2017

Trump bombardea Siria, pero continúa coordinando con Putin y apoyando la dictadura de Bashar al Assad

Donald Trump acaba de bombardear una de las bases militares más importantes del régimen de Bashar al Assad, quien respondió con términos muy duros en contra del gobierno yanqui, acusándolo de “beneficiar a los terroristas”. 

El ataque fue una respuesta a la utilización de armas químicas en una localidad ubicada dentro de posiciones ocupadas por tropas opositoras al gobierno, aunque a Trump no le importe mucho ni la vida ni la muerte de varias decenas de personas de ese país.

En realidad lo que hizo el gobierno de los Estados Unidos no es otra cosa que responderles a sectores de su propia oposición, que no ven con simpatía el apoyo explícito que el nuevo presidente yanqui están brindándole a Bashar al Assad. 

Por eso, no es casualidad que luego de la masacre producida por la utilización de armas químicas, Donald Trump haya mantenido su posición en el sentido de mantener en el poder al actual gobierno sirio, conducido por el Partido Baaz y apoyado por Putin. 

Las contradicciones existentes entre Estados Unidos, Rusia, Siria, Irán y Turquía continuarán provocando este tipo de “incidentes”, aunque dentro de un marco más general: todos estos se han comprometido a garantizar la transición siria apoyando la continuidad del régimen. 

Por eso todos definieron que los “principales enemigos” a vencer son las fuerzas militares de Estado Islámico y otras bandas yihadistas, que en general están a la defensiva tratando de sostener algunos de sus bastiones, como Raqqa o Mosul. 

Estados Unidos y Rusia están coordinando en los hechos sus acciones militares y políticas, con un gran despliegue de tropas en la región, que no ha sido cuestionada por los gobiernos de Bashar, Irán, Turquía o Iraq. Su desembarco es el peligro más grande para los pueblos. 

Por esa razón, desde Convergencia Socialista repudiamos la utilización de armas químicas por parte del régimen pero también el ataque militar de los Estados Unidos y los bombardeos rusos, llamando a los trabajadores y al pueblo sirios a expulsar al imperialismo de su país. 

Esta lucha debe ir de la mano de la pelea por acabar con el régimen baazista de al Assad, de manera de imponer la única salida a la crisis capitalista que ha destruido Siria e Iraq: Una Federación de Estados o Regiones Autónomas de carácter Obrero y Socialista.

viernes, 17 de marzo de 2017

Nuevo aniversario de la masacre de Halabja

Fuente Firat News 

El 16 de marzo de 1988 fue un día oscuro y siniestro para el pueblo kurdo. Durante esas 24 horas, el gobierno iraquí de Sadam Husein cometió una masacre en la ciudad de Halabja, en el que sus fuerzas armados desataron un ataque químico que produjo el asesinato de más de 5000 personas. Desde sus aviones, el entonces gobierno de Irak lanzó gas nervioso y una primitiva versión de gas mostaza.

Halabja, a tan sólo 10 kilómetros de Irán, no fue elegida al azar. Esta pequeña ciudad había sido escenario durante los meses anteriores de importantes protestas contra la guerra entre Irak e Irán. El ataque fue el punto culminante de la campaña de Anfal (Botín de guerra, mismo nombre de una “sura” –capítulo- de Corán) para aleccionar a los kurdos.

Ante este nuevo aniversario de la masacre, la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK) emitió un comunicado en el “conmemoramos a las víctimas de Halabja con gratitud y respeto, y reiteramos nuestro compromiso de honrar su memoria en la unidad nacional y la lucha para lograr la libertad de Kurdistán”.

El KCK explicó que la masacre de Halabja fue perpetrada sobre la base de la mentalidad de un Estado-nación centralista que niega la existencia de los kurdos. La organización remarcó que todavía hoy se le niega la existencia al pueblo kurdo, como también perdura la ideología de un “Estado-nación colonialista genocida”. Como ejemplo de esto, apuntaron contra ISIS y el Estado turco, quienes cometen ataques y asesinatos entre los kurdos de Siria y Turquía.

Por eso, señaló el KCK, “las mentalidades genocidas que ignoran las diversidades y los modos de pensar de gobernantes autoritarios centralistas necesitan ser aniquilado”. El KCK llamó a construir una “mentalidad democrática” y destacó el “papel histórico” que juegan los kurdos “en la democratización de Oriente Medio”. 

Quienes construimos el espacio unitario Kurdistán Desde el Sur nos solidarizamos con la conmemoración de esta masacre perpetrada contra el heroico pueblo kurdo, declarando que no habrá salida para sus deseos de autodeterminación nacional, social y de género sin acabar con las dictaduras regionales que los aplastan – Irán, Siria, KRG, Turquía, Israel, Iraq – imponiendo una Federación de Estados o Regiones Autónomas de carácter Socialista.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Erdogan y el régimen turco: Una manada de elefantes dentro del bazar

Por Juan Giglio

Luego de tambalear por las contradicciones internas, enfrentamientos en el ejército y el avance del poderoso movimiento nacional kurdo – que se expresó en los resultados electorales – el gobierno de Erdogan consiguió un “bonus” extra de gobernabilidad, debido a sus maniobras, la base social que aún lo apoya y las equivocadas políticas de su principal rival, el PKK.

El pretendido “Sultán” de la reconstrucción del imperio otomano aprovechó el intento de “golpe” de julio del 2016 para limpiar el ejército de efectivos seculares, impulsar la movilización de los sectores islamitas más atrasados y pasar a la ofensiva sobre el movimiento de masas, particularmente en el Kurdistán turco o Bakur, que quedó bajo estado de sitio con miles de muertos, desaparecidos, encarcelados y torturados.

La conducción del PKK, con influencia de masas en el sudeste – mayoritariamente kurdo – le hizo un favor al gobierno, porque en vez de jugarse a empalmar con los trabajadores y el pueblo turco, impulsando la movilización unitaria contra las políticas de ajuste y represión, lanzó una “ofensiva” guerrillera que terminó transformándose en una pelea de aparatos militares, en la cual triunfó el más fuerte, no por casualidad segundo ejército de la OTAN.

Esta derrota significó un retroceso para el conjunto de las masas y la liquidación física – mediante el asesinato o el encarcelamiento – de una buena parte de la heroica vanguardia juvenil kurda que tomó las armas para combatir en absoluta desigualdad en Cizre, Amed, Silopi, Mardin y decenas de ciudades del sudeste. El movimiento de mujeres, que venía a la ofensiva, tuvo que retroceder, perdiendo conquistas y decenas de instituciones propias.

Esta situación tuvo sus repercusiones en el norte de Siria o Rojava, donde los kurdos y las kurdas que venían de derrotar a Estado Islámico en Sengal, Tal Abyad y Kobane, profundizaron su dependencia con los imperialistas yanquis y rusos, dando un paso atrás en la Revolución de los Cantones de Rojava, ya que los principales enemigos de la autodeterminación están comenzando a pisar fuerte en esos territorios.

Sin embargo, todo eso no fue gratuito para Erdogan, que para mantener el poder se vio obligado a pactar con sus viejos enemigos Putin y al Assad. A partir de esta alianza, que también involucra al estado teocrático de Irán, el “Sultán” tuvo que distanciarse de una de sus creaciones, las bandas de Estado Islámico, situación que provocó rupturas dentro de la base islamita más radicalizada.

El asesinato del embajador ruso en Ankara y el atentado a la discoteca Reyna en Estambul responden a este distanciamiento, que permitió el desarrollo de una oposición jihadista de cierta importancia. La ruptura del único partido parlamentario que apoya a Erdogan, el derechista MHP – íntimamente ligado a las bandas fascistas “Lobos Grises” – responde también a esta dinámica.

En ese marco, Erdogan, cuyo régimen continúa débil y en crisis, está actuando como una “manada de elefantes dentro de un bazar”, tratando de fortalecerse fogoneando un referéndum para reformar la constitución nacional, que en caso de ganar le otorgaría plenos poderes, ya que modificaría el sistema parlamentario por otro de carácter presidencialista. La ofensiva hacia el viejo continente responde a la necesidad de ganar votos de la comunidad turca.

Es que según fuentes informadas, como Al Monitor, las encuestas no favorecen al régimen: “El 16 de abril millones de turcos irán a las urnas a votar la posibilidad o no de encarar un proceso de reforma constitucional... En ese marco, las encuestas más serias muestran que los votantes están divididos, con un 40% a favor de los cambios, otro 40% en contra y un 20% de indecisos”.

“Millones de turcos en Europa que son residentes permanentes o tienen doble nacionalidad — cerca de un millón y medio residen solamente en Alemania – son un objetivo importante de la campaña. Por esa razón, el partido de gobierno, AKP; se ha lanzado a pelear los votos en Austria, Suiza, Alemania y Holanda, cuyos gobiernos han resisten esta ofensiva alegando cuestiones de seguridad debido a la polarización.”

“En Holanda, las tensiones llegaron a tal extremo, que sus autoridades prohibieron el desembarco del ministro de relaciones exteriores, Mevlut Cavusoglu, el 11 de marzo pasado. Luego rechazaron el ingreso de la familia de la ministra Fatma Betul Sayan Kaya al consulado de Rotterdam. Cerca de mil turcos salieron a las calles gritando “Dios es Grande”.

De acuerdo a un funcionario de la consultora Teneo Intelligence, “La insistencia de Turquía de realizar actos de campaña en Holanda no fue más que una acción calculada para polarizar y conseguir votos.” Por esto no es casual que en los diarios de Ankara hayan aparecido imágenes mostrando policías antidisturbios holandeses con perros, bajo títulos como “Perros nazis” o “La pagarán…”

Todo esto le dio argumentos al político de ultraderecha Geert Wilders, quien competía por un lugar en el parlamento holandés este 15 de marzo. Wilders aprovechó las circunstancias para reflotar su discurso xenófobo y anti islamita. “Erdogan repite que somos nazis y fascistas. Él insulta a la policía holandesa, echemos a su embajador y a todo su staff del país.”

Turquía, un país fundamental en una región está viviendo una crisis tremenda, convirtiéndolo más que en un actor de peso al servicio de la resolución de la crisis de Medio Oriente, en un problema tan grande que amenaza con desestabilizar tod, echándole nafta a la Situación Revolucionaria que explotó a partir de la Primavera Árabe en ambos lados del Mediterráneo.

Europa marcha hacia rebeliones parecidas a las que estallaron años atrás en Siria y Grecia, siguiendo el camino de las multitudinarias movilizaciones que tuvieron lugar en Rumania hace unas pocas semanas contra los planes de Ajuste comandados por el Banco Central de Alemania. La ruptura del Mercado Común y la asunción de Trump no ayudarán a remediar esta crisis sino que la agravarán.

Los revolucionarios deben seguir apostando a la unidad de los trabajadores y el pueblo de Turquía con el movimiento de liberación nacional kurdo, que de concretarse significará un avance cualitativo en la lucha contra la dictadura de Erdogan y un acicate para el resto de los pueblos que pelean por sus derechos en Siria, Iraq, Irán, Palestina y demás países de la región.

Desde Convergencia Socialista de Combate y el espacio Kurdistán Desde el Sur venimos siguiendo y participando en este proceso ubicados en la trinchera del pueblo kurdo, que más allá de los límites de su conducción está llamado a jugar un papel significativo en el proceso revolucionario regional. Desde esa ubicación damos pelea por el programa Socialista, que comienzan con la derrota de las dictaduras y la expulsión del imperialismo.

sábado, 11 de marzo de 2017

Luchadora argentina, Carla Gómez, viajó al Kurdistán

Por Carla Gómez

Desde hace varios años nuestro partido, Convergencia Socialista, viene estudiando – y tratando de intervenir – en los procesos más álgidos de la lucha de clases internacional, acercándonos a uno de los procesos de vanguardia en Medio Oriente, el que viene protagonizando el pueblo kurdo. 

En este caso, tuve la suerte de realizar un recorrido por Europa y el Kurdistán turco o Bakur, siguiendo los pasos de otros camaradas argentinos y de Brasil que habían llegado a la zona de guerra en Rojava, en el Kurdistán sirio. Fui en mi doble carácter de militante de CS y Defensorías de Género. 

Por esta razón, apenas llegué participé de la movilización en Berlín frente a las puertas de Brandeburgo, donde se congregaron cientos de mujeres para repudiar la Asunción de Donald Trump, solidarizándose con sus pares estadounidenses que están luchando contra el misógino presidente del principal imperialismo mundial.

También estuve en el Encuentro Internacional de Mujeres que se realizó en París, junto a luchadoras de España, Alemania, Argentina, Francia, Kurdistán y otros países, con las cuales homenajeamos a las mártires kurdas Fidan, Leyla y Sakine, asesinadas en París durante 2013 por luchar por la emancipación y la libertad de su pueblo.

Luego de esto dí una charla en la cátedra de Español de la Universidad de Potsdam, explicando la pelea que, desde las Defensorías de Género, estamos llevando adelante todos los días para salvar nuestras vidas y las de cientos que se organizan con nosotras buscando las respuestas que la justicia y el estado no les dan.

Más adelante, intentamos hacer la misma charla en algún lugar público, pero sólo conseguimos un local cerrado, el de la KDP -Komunismusdeutschpatey- la única organización que se animó a brindarnos un lugar sin cuestionar el contenido de la charla, ya que en Europa está prácticamente prohibido hablar de Kurdistán y del PKK.

Allí contamos con un traductor y nos encontramos con compañeros y compañeras de Ecuador, Colombia, Chile, Argentina, España, Alemania y Turquía, muchos/as de los/as cuales sabían del Una Menos y del paro del 19N. Todos/as escucharon con atención la experiencia de Defensorías de Género, expresando una gran simpatía.

Sin embargo, la experiencia más conmovedora fue haber podido entrar al Kurdistán turco, donde arribé con Mayra, la compañera que me albergó en Berlín. Viajamos con mucho temor porque todo el mundo nos aconsejó no ir debido al estado de sitio que impuso la dictadura de Erdogan.

Después de haber ingresado como “turistas” fuimos recibidas por una compañera del movimiento de mujeres que, jugándosela, nos albergó y ayudó a conocer la ciudad de Diyarbakir – Amed para los kurdos – que está totalmente militarizada por el ejército fascista de Erdogan.  

La compañera kurda H. es muy cálida y amable, como su hogar, nos cuidó y nos enseñó mucho acerca del “estado de emergencia” que se vive en su ciudad, que es la “capital” de hecho del pueblo kurdo en Turquía.

Una de las situaciones que me impactó fue haber tenido que viajar muchos kilómetros con H. y otras camaradas del movimiento de mujeres para tener un lugar donde reunirnos con cierta libertad: ¡En uno de los centros de esquí en las montañas!

Aunque preferí no esquiar por miedo a lastimarme, pasé un día hermoso junto a luchadoras de fuste, que como la mayoría de los/as kurdos/as, a pesar de la terrible situación que viven, bailaban y cantaban todo el tiempo sobre la nieve.  

Conocí a varias alcaldesas que fueron apresadas y separadas de sus cargos por la dictadura y a algunas de las “Madres de los Sábados” que son muy parecidas a nuestras Madres de Plaza de Mayo. Fue muy emocionante cantar con ellas y compartir ese día de alegría y sol en la montaña.
¿En qué situación está el movimiento de mujeres en Amed y en el resto de Bakur?

En los enfrentamientos producidos en el “Barrio Sur” de Amed y otras localidades emblemáticas de Bakur, como Silopi, Cizre o Nusaybin, la dictadura mató, secuestró y torturó a miles de jóvenes que se alistaban para luchar por sus derechos nacionales y de género.

Recorrimos Sur, que los compañeros nuestros que viajaron con anterioridad conocieron en su esplendor, ahora está casi totalmente destruido y lleno de check points y barricadas de las fuerzas turcas, anunciando de manera arrogante que ese es “terreno conquistado” por ellos.

En esos días se esperaba que se redoblaran los bombardeos contra unos 23 cementerios de mártires kurdos, en cuyo lugar Erdogan pretende construir más cárceles para seguir con su política de desmoralización del pueblo.

Fuimos a la plaza donde se reunían las Madres de los Sábados, que ahora no pueden hacerlo debido al estado de sitio y la represión. Mientras tanto, las mujeres que no se alistan para combatir militarmente con las guerrillas en las montañas se mantienen activas, organizándose en las “Academias de Mujeres”, que obviamente han dejado de ser espacios legales.

Allí perpetúan su  idioma - que nuevamente no se puede hablar en público - y se organizan contra la violencia machista y patriarcal, tan común en esos lugares. Hay que tener en cuenta que este año les cerraron 50 academias y cesantearon de sus trabajos a miles, quitándoles las visas para impedir que puedan trasladarse a otras regiones del país.

En este contexto, fue muy fuerte para mí caminar por las calles del Barrio Sur, porque todavía conservo las imágenes que nos había enviado el camarada Juan Carlos, que estuvo allí dos años atrás, imágenes que llenaron mi retina de colores.

Ahora el paisaje es desolador y ni siquiera podíamos sacar fotos con tranquilidad porque la policía nos vigilaba en todos lados. A pesar de esto pude traerme varias, mostrando las casas destruidas y quemadas con las banderas omnipresentes del estado turco.

La conclusión que saqué es que cambió la relación de fuerzas entre el gobierno y el movimiento de masas, que pasó a la defensiva. Esto sucedió por varias razones, una de ellas fue el aprovechamiento del gobierno del intento de “golpe”, valiéndose del sentimiento nacionalista de una parte de la población.

La otra cuestión, me parece, tiene que ver con  la línea del PKK, que es la conducción mayoritaria del pueblo kurdo. Creo que empujó a decenas de miles de jóvenes a emprender acciones militares aisladas de los trabajadores y el pueblo, que aunque las miraban con simpatía no participaron activamente.

Y, obviamente, no es joda pelear contra el segundo ejército de la OTAN, que por más valentía y abnegación que haya del otro lado, siempre tendrá las de ganar, salvo que tenga que enfrentar la movilización de todo el pueblo, que cuando se mueve es invencible, como ha habido ejemplos maravillosos a lo largo de la historia. 

Sobre esto y su relación con la situación del norte de Siria, empezamos a sacar conclusiones con mis compañeros de CSC, que iremos procesando para socializarlas con los sectores de la vanguardia que han venido mirando con mucha simpatía el proceso revolucionario que venía encabezando el pueblo kurdo, particularmente después de la victoria contra ISIS en Rojava. Eso, será parte en definitiva, de las próximas notas. 

domingo, 19 de febrero de 2017

A 18 años de su detención: ¡Libertad a Abdullah Ocalan!

Por Graciela Monari

El 15 de febrero se cumplieron 18 años desde que los servicios secretos de Estados Unidos, Israel y Turquía secuestraran al líder kurdo y principal dirigente del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, Abdullah Öcalan, en el trayecto entre la embajada griega al aeropuerto de Nairobi, Kenia.

En 1998, el gobierno sirio de Hafez al Assad - quien permitía su presencia - fue amenazado por la administración turca, que desplegó la presencia de 10 mil soldados en la frontera, amenazando cortar el flujo de agua provista por el río Éufrates, desde la represa hidroeléctrica “Ataturk”.

Al Assad cedió, expulsando a “Apo”, que viajó a Rusia solicitando asilo. Sin embargo Rusia desistió del pedido, obligándolo a pedir ese mismo tratamiento en Italia, a donde viajó inmediatamente. Apenas bajó del avión fue detenido por las autoridades, que acataban las órdenes emanadas por los gobiernos de Alemania y Turquía.

Las presiones internacionales, como Amnistía Internacional, cuyos miembros exhortaban a no extraditarlo, obligaron al Tribunal de Apelación de Roma a dejaron en libertad. Un mes después, Ocalan viajó a Kenia, donde el gobierno griego lo recibió en su embajada de Nairobi, aunque sin concederle el asilo, debido a sus tensas relaciones con Turquía.

Cuando quiso salir de Kenia, Abdullah Ocalan fue secuestrado y enviado a Estambul, donde fue hospedado en la cárcel-isla de Imrali en total y absoluto aislamiento. El 31 de mayo de 1999 comenzó el juicio por traición a la patria y terrorismo. El 29 de junio, fue condenado a muerte por la ley que castiga el separatismo y cualquier atentado contra la integridad del país.

A pesar de que los Estados Unidos revalidaron la condena, tildando a Ocalan de “terrorista internacional”, las presiones provenientes de diferentes organizaciones internacionales, Amnistía Internacional y la propia ONU, lograron que la justicia turca cambie la pena de muerte por reclusión perpetua.

Desde CS - integrante del Comité Kurdistán de Argentina - hemos estado al frente de todas las actividades solidarias con la justa causa del pueblo kurdo y, a pesar de las diferencias políticas que tenemos con el PKK, siempre luchamos por la libertad de todos/as los/as presos/as políticos de Turquía, particularmente Abdullah Ocalan.

Nuestra actitud solidaria con los heroicos compañeros y compañeras de las guerrillas que derrotaron a Estado Islámico en Kobane - que se materializó en distintos viajes de nuestros militantes al Kurdistán - no nos impide, sin embargo, tener una mirada crítica de las orientaciones llevadas adelante por la organización que lidera “Apo”.

A partir de esta ubicación convocamos a los partidos de izquierda y organizaciones de los derechos humanos, democráticas, combativas, sindicales, estudiantiles, feministas, etc. a tomar en sus manos la pelea por la liberación de los miles y miles de luchadores y luchadoras que pueblan las cárceles de Turquía, gobernada por el gobierno fascista de Erdogan.

jueves, 16 de febrero de 2017

Defendamos Rojava contra la invasión del ejército turco y sus bandas aliadas

Por Juan Giglio 

Según informa la agencia de noticias ARA news, fuerzas militares turcas y sus aliados del supuesto Ejército Libre de Siria o FSA, continúan bombardeando – desde el martes - el pueblo de Tel Rifaat en el norte de Aleppo, golpeando sobre posiciones del SDF o Fuerzas Democráticas Sirias, que son conducidas por las milicias kurdas.  

Cuarteles del SDF y residencias civiles fueron cañoneadas con docenas de bombazos de morteros. Las tropas turcas, además, están utilizando artillería pesada y ametralladoras de altísimo poder de fuego. El número de las bajas producidas por los atques aún no se conoce.

Al mismo tiempo, dos helicópteros “Cobra” de las fuerzas armadas turcas ametrallaron la villa de Tal Alo in en la gobernación del noreste sirio, Hasakah, muy cerca de los lugares en los que se encuentran las fuerzas árabes denominadas “Sanadid”.

Por otra parte, las fuerzas invasoras de Turquía ingresaron al territorio controlado por las autoridades del cantón kurdo de Afrin, situado al noroeste de Aleppo. Los soldados turcos empezaron a ocupar esa región desde enero de este año.

Las Unidades de Auto Defensa de las Mujeres, YPJ, tuvieron duros enfrentamientos con tropas de Turquía el domingo pasado, cerca del pueblo de Amude, también en la gobernación de Hasakah, aunque después de tres horas de combate pudieron hacer retroceder a los fascistas.  

Queda cada vez más claro que las fuerzas armadas de Erdogan están reemplazando, aunque en algunos lugares trabajando en equipo, a las bandas de ISIS, cuyo poder había sido direccionado hacia los cantones de Rojava.

La derrota de Estado Islámico en Kobane y otras batallas emblemáticas hicieron cambiar los planes a los enemigos del pueblo kurdo, obligado a Erdogan a empujar a sus propias tropas hacia territorio Sirio, de manera de aplastar la experiencia autónoma de Rojavá.

Las conversaciones de Astana y Ginebra han dejado un resultado muy claro: todos negocian sus respectivas influencias territoriales y políticas, pero todos, absolutamente todos – imperialistas yanquis y rusos, iraníes, turcos, sirios y árabes sauditas – están unidos alrededor de un punto: “garantizar la unidad de Siria”.

Esta frase significa la intención de terminar con el Confederalismo Democrático, ya que en los hechos y a pesar de sus propuestas “anarquistas”, los kurdos del PYD – influenciados por el PKK – han construido un estado propio que atenta contra los pactos de la primera post guerra: Sykes Picot y Laussane, que dividieron al Kurdistán en cuatro países diferentes.

Los trabajadores y los pueblos de todo el mundo debemos defender el justo derecho a que el pueblo kurdo tenga su propio estado, o como pretendan llamarlo. Más allá de nuestras diferencias políticas con la dirección de este proceso, nos ubicamos en la trinchera de la defensa de Rojava y convocamos a todas las organizaciones y personalidades a hacer lo mismo.